lunes

UNO SE CREE ...

Llega la temporada de invierno, los cielos se pintan de gris y el aire, en pocas semanas, pasa de sofocante y tórrido a frío y húmedo: Entonces vuelves a tus prendas de hace un año, incluso descubres cosas que no sabías que tenías.

Es así como pasó, una percha, y en ella un chaquetón de invierno, negro y con muchos bolsillos, te lo pruebas y sientes el suave y calido cobijo de sus paños, instintivamente rebuscas en los bolsillos, exteriores, interiores y ZAS… aparece.


Como si de un hachazo en la memoria se tratara aquella bolita insignificante de papel que antes fue un pañuelo desechable que una noche de diciembre utilizaste para limpiar tus gafas….y que tras no encontrar una papelera allí quedó.

El papel no es más que eso… un papel, insignificante por si mismo, no tiene nada escrito pero lleva un mensaje demoledor para ti. A tu mente vuelven momentos irrepetibles, lugares inolvidables y sensaciones que ahora te parece nunca volverán… te emocionas y te sientes estúpido en tu sentimentalismo, te gustaría ser de aquella clase de seres que pueden pasar página y olvidar lo leído en la anterior para no sufrir por los personajes, para no subrrogar deudas de momentos pasado. Pero no eres así, sabes lo que significa aquella bolita de papel que te niegas a tirar, porque al tirarla parece que tiras algo irrepetible y porque sabes que los sentimientos no se reciclan solo se gozan, se sufren y al final se guardan.

Y es que, como dijo Serrat….

Uno se cree, que las mató el tiempo y la ausencia,
pero su tren, vendió boleto de ida y vuelta,
son aquellas pequeñas cosas que nos dejó un tiempo de rosas
en un rincón, en un papel o en un cajón.



Okawango

4 comentarios:

  1. Nunca sentir, tener sentimientos nos debe hacer sentir estúpidos. El que pueda privarse de ellos es el estúpido.
    Yo de ti guardaba el papel de nuevo en el mismo bolsillo y hasta lo acariciaría de vez en cuando.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con María. Guarda el pañuelo. Vuelve a meterlo en el bolsillo. Si aguantó ahí esperando casi un año… es por algo. Guárdalo junto con una promesa a ti mismo: tirarlo en aquel mismo lugar donde lo utilizaste (el de la foto), ya buscarEMOS papelera.
    KUM. Idea.

    ResponderEliminar
  3. Siempre la primera, gracias. La bolita de papel está guardada como si fuera un recuerdo de la niñez y espero que siga trayéndome los mismos recuerdos.
    Enhorabuena por los zapatos, y recuerda el refrán "A Zapato regalado no le mires el tacón" (¿era así?)
    Saludos Chipionera

    ResponderEliminar
  4. Me encanta cómo escribes,,, si es que al final yo tenía que salir a alguien,,jajaja.

    ResponderEliminar