miércoles

Hamburgo: Visita a Bremen.

DSC06177-bEscribo esta entrada desde el tren que nos lleva de regreso desde Bremen a Hamburgo, ha sido una visita rápida pero suficiente para conocer esta ciudad en sus principales rasgos.

Bremen, según mi percepción y comparándola con Hamburgo es una ciudad más pequeña y más de “provincias”, con 547.000 habitantes frente al 1.760.000 de Hamburgo, sus principales monumentos están reunidos en torno a la plaza del mercado Marktplaz y la catedral, pero el conjunto de estos edificios es cautivador, si en la visita coinciden músicos en la plaza (Cosa creo muy natural) y en el silencio que provoca la prohibición de coches (!Vivan los tranvias¡) pues el embrujo es total.

DSCN2963Lo de los “Músicos de Bremen” es algo que aún no logro entender, no veo ni tan importante ni tan representativo el tema para convertirlo en un reclamo turístico, pero supongo que ahí está el mérito. Como es normal cumplí con el ritual de tocar las brillantes patas del burrito (ambas patas a la vez) y pedir un deseo…(!pobre Rajoy¡), que por supuesto no puedo desvelar si deseo que se cumpla.

Como he dicho, el conjunto de edificios y monumentos están agrupados y son de una belleza nórdica todos con ladrillos oscuros que atrapan el escaso calor solar y muy influenciados por la arquitectura holandesa.

Puede parecer una barbaridad pero la destrucción que provocaron los bombardeos aliados durante la segunda guerra mundial ha permitido “reorganizar” la formas urbanísticas de las ciudades alemanas y acondicionarlas a su nuevo futuro, me admiro al ver el trabajo ingente y organizado de esta sociedad para salir derrotados y destruidos de una guerra que los señaló como culpables y volver a convertirse en la locomotora mundial, admirable.

DSCN2983De entre los lugares y monumentos de Bremen, podemos destacar, además de la plaza del mercado con su ayuntamiento y figura de Rolando el barrio de Schnoor, auténtica “maqueta” del Bremen antiguo compuesto por minúsculas casas de hace siglos que guardan toda la estética de entonces convertidos ahora en comercios para el turismo.

Me gustó mucho la disposición del canal en lo que antiguamente fue la muralla de defensa de la ciudad lo cuidado de los jardines en esa zona y en particular junto a un molino antiguo allí existente.

Seguramente nos ha quedado cosas por ver, sé por planos que un enorme parque queda al norte de la ciudad, pero el tiempo, siempre nublado no ha ayudado, otra vez será. Tal vez nos equivocamos al elegir el día pero deprime comprobar que en pleno centro turístico de Bremen a las 8,00 de la tarde del 31 de julio sea casi imposible (no exagero) encontrar un sitio donde tomar un café, todo cerrado.

La nota negra de tan grato viaje son los ferrocarriles Alemanes, parece extraño que en un país este tan organizado y previsor, no se haya puesto un poco de interés en mejorar los transportes ferroviarios, cuando tomamos el tren de ida sufrimos la decepción de estar en una estación propia de países de segunda fila, difíciles de entender son la suciedad y el desorden de una estación central con tanto tránsito.

Como siempre os adjunto un álbum de fotos para que os hagáis una idea.

 

Saludos Okawango.

1 comentario:

  1. Recuerdo el cuento que representa el monumento del borrico y demás...sí.
    De nuevo una ciudad con parques y plantas que a mí me dan envidia, ya que en Chipiona -a pesar de ser tierra de flores- estamos escasos en lo público.
    No tenía yo pensado un viaje germánico y mira por donde lo estoy haciendo contigo.
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar